viernes, 29 de septiembre de 2017

VOLAR DEMASIADO ALTO: DÉDALO E ÍCARO



Sigo empeñada en demostraros que la Cultura Clásica no tiene por qué ser algo lejano y anticuado, encerrado en polvorientos libros y, por eso, volvemos al laberinto de Cnosos a través de una magnífica serie como Orange is the new black (OITNB). En ella se relatan las desventuras de Piper Chapman, niña pija de Nueva York, que, poco después de prometerse con su novio, ingresa en la prisión de mínima seguridad de Litchfield para cumplir quince meses de condena por un delito de su loca, loca juventud: transportar dinero del narcotráfico. Pronto descubre que, pese a las aparentemente enormes diferencias con el resto de internas, todas son, en último término, víctimas de sus propios errores y de decisiones equivocadas.
Una de las reclusas más divertidas y deslenguadas es Nicky Nichols, heroinómana rehabilitada, más o menos, que en la escena que aquí os dejo hace una curiosa y arriesgada interpretación del mito de Ícaro


Recordad que habíamos dejado el laberinto de Cnosos vacío tras la muerte del Minotauro a manos de Teseo. El caso es que Minos, encolerizado por que alguien hubiera conseguido escapar del laberinto, dirigió sus iras contra Dédalo, su arquitecto y lo encerró en él junto a su hijo, Ícaro. Sin embargo, Dédalo era un hombre de recursos y fabricó con cera y plumas unas alas para él y para Ícaro. Ambos escaparon volando de su cárcel y Dédalo consiguió ponerse a salvo. Sin embargo, Ícaro, orgulloso, no hizo caso de los consejos que le había dado su padre y se empeñó en volar demasiado cerca del sol, por lo que la cera se derritió y se precipitó al mar. En la mitología y la literatura griega una de los peores errores que se puede cometer es el de ser soberbio -‘hybris’, decían los griegos-.
También los videojuegos se han hecho eco de este mito. Y para muestra, el botón del que David Morán -¡gracias!- nos habló el curso pasado en Cultura Clásica, la misión Dédalo e hijo de Red Dead Redemption:



Valete omnes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario