miércoles, 15 de febrero de 2017

AL PRINCIPIO DE TODO...



¿Qué es un mito? Un mito es un cuento, un relato tradicional, que se ha transmitido, sobre todo, de forma oral, y que explica el origen del mundo, del ser humano, de los fenómenos naturales, de la técnica, etc. Es, pues, un intento de dar una explicación del mundo y en ellos suelen intervenir dioses y héroes.
Aquí hemos hablado ya, entre otros, del ciclo cretense (Minos y Pasífae, el minotauro, Teseo y Ariadna, Dédalo e Ícaro) y del ciclo troyano (la manzana de la Discordia, el juicio de Paris, la bella Helena, Aquiles, la caída de Troya...) pero, ¿qué fue, según los griegos, lo que dio comienzo a todo? Lo cuenta Hesíodo, un poeta griego del siglo VIII a. C., en dos obras tituladas Teogonía y Trabajos y días.
Nos cuenta, en efecto, cómo al principio solo existía el Caos, un vacío lleno de tinieblas, del que surgieron Gea (la Tierra) y Eros (el Amor). Gea tuvo un hijo Urano (el Cielo) y con él tuvo varios hijos, llamados Titanes. Urano estaba convencido de que uno de sus hijos le robaría el sitio, por lo que los obligaba a quedarse dentro de la Tierra. Esta cada vez se sentía más pesada y pidió ayuda a sus hijos. El más pequeño de todos, Cronos (el Tiempo) logró hacerse con una hoz y...

“saliendo de su escondite, logró alcanzarle con la mano izquierda empuñó con la derecha la prodigiosa hoz, enorme y de afilados dientes, y apresuradamente segó los genitales de su padre y luego los arrojó por detrás.”
(Hesíodo, Teogonía, 180 y ss.)

De las gotas de sangre que brotaron nacieron las Erinias, encargadas de vengar los crímenes familiares. En cuanto a los genitales de Urano, flotaron por el Mediterráneo y de la espuma que salía alrededor nació una doncella, Afrodita, la diosa del amor sexual. 

El nacimiento de Venus, Sandro Botticelli (s. XV)


Cronos se convirtió en el único señor del mundo e iba devorando a los hijos que tenía con Rea. Cuando estaba a punto de nacer Zeus, su último hijo, Rea huyó a Creta y se lo entregó a escondidas a la cabra Amaltea para que lo criara. A Cronos le dio una piedra envuelta en trapos y este la tragó sin desconfiar.

Saturno devorando a sus hijos, Francisco de Goya (s. XIX)

Cuando Zeus se hizo mayor, se enfrentó junto a otros dioses a los Titanes en la Titanomaquia y acabó por hacerse con el poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario