miércoles, 13 de enero de 2016

EL FUNCIONAMIENTO DE LA REPÚBLICA



Tras la caída de la Monarquía en el 509 a. C., Roma inició el período republicano, que duró hasta el 27 a. C. La República (res publica, “la cosa pública”) fue un sistema político más complejo, pues los poderes que anteriormente aglutinaba el monarca se repartieron entre un grupo de magistraturas y el Senado.
            LAS MAGISTRATURAS
El conjunto de las magistraturas recibía el nombre de cursus honorum, “carrera de honores”, en origen reservado a los hijos de la nobleza. En orden de importancia eran las siguientes:
-         Cónsules. El consulado era la mayor de las magistraturas. Había dos cónsules –para evitar los excesos de poder de la monarquía-, que se renovaban anualmente por medio de elecciones. De este modo, el consulado era una magistratura epónima (ἔπος “año”, ὄνομα “nombre”)–daba su nombre al año: “siendo cónsules X e Y”-. Los cónsules estaban dotados de imperium, es decir, tenían el mando supremo del ejército y eran la máxima autoridad en asuntos internos y externos.
-        Pretores. Eran los encargados de administrar justicia.
-        Cuestores. Eran los responsables del tesoro y del archivo público.
-       Censores. Eran los responsables de realizar el censo, que incluía a los ciudadanos y sus bienes. También eran los encargados de vigilar las costumbres de los ciudadanos que aspiraban a cargos públicos.
-         Ediles. Vigilaban el orden público, los mercados, el buen estado de los edificios públicos.
-     Tribunos de la plebe. En origen esta magistratura estaba reservada para los plebeyos (vid. infra sobre el conflicto patricio-plebeyo), aunque posteriormente fue desempeñada también por patricios. Era la menor de las magistraturas pero tenía derecho a veto, es decir, a frenar iniciativas de magistrados superiores.
-     Había además dos magistraturas extraordinarias: el interrex, un senador que sustituía a un cónsul en caso de fallecimiento hasta que otro era elegido; el dictator, designado en casos de emergencia, concentraba el poder de los dos cónsules.
EL SENADO
Estaba constituido por miembros de familias de la nobleza que no hubieran tenido ninguna nota censoria y que hubieran desempeñado alguna magistratura. Sus poderes eran inmensos. Fijaba la política internacional (aunque no sobre casos de guerra), no elegía a los magistrados pero podía cesarlos y prorrogar sus mandatos.

            LAS ASAMBLEAS
Recibían el nombre de comicios y representaban al pueblo. Elegían las magistraturas menores y votaban leyes pero su poder estaba sujeto a la ratificación del Senado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario