jueves, 10 de diciembre de 2015

LA TERCERA DECLINACIÓN GRIEGA (I)



Retomamos los entresijos de la gramática griega con la última de las declinaciones, ese cajón de sastre en el que caben sustantivos y adjetivos de variado tipo y condición: la tercera declinación. Que no os asuste la empresa, amigos míos, pues iremos desentrañando sus misterios poco a poco. Empecemos de momento por repasar cuáles son sus desinencias:


SINGULAR
PLURAL
NOMINATIVO
-ς, tema alargado
ø
-ες
VOCATIVO
-ς, tema alargado
-ες
ACUSATIVO
-α / -ν
-ας
GENITIVO
-ος
-ων
DATIVO
-σι

1. Empecemos por explicar en qué consiste ese alargamiento del tema que aparece como posible marca de nominativo. Sabéis que el tema es “lo que queda de la palabra cuando quitamos la desinencia” y que debemos aislarlo siempre a partir del genitivo. Pues bien, veremos que hay algunos tipos flexivos de la tercera declinación que marcan el caso nominativo alargando dicho tema, según los alargamientos que conocéis ya bien por el aumento temporal, es decir:
ε alarga en η
ο alarga en ω
Veámoslo con un ejemplo. Dado un tema λίμεν-, tenemos un enunciado λίμην, λιμένος. El nominativo, como podéis ver, no tiene ninguna desinencia, sino que se marca como tal alargando la del tema en -η.

2. En cuanto a la doble posibilidad que presenta el acusativo, ya explicamos en clase que responde al origen de la desinencia en indoeuropeo (i-e) -ya sabéis, esa lengua reconstruida que...-. En i-e la desinencia de acusativo de singular era una *-m que podía funcionar como vocal o consonante según el contexto. El griego perdió esa posibilidad, de tal manera que cuando la desinencia iba precedida de consonante, se convirtió en una -α (φλέβ-α); cuando iba precedida de vocal, se convirtió en una -ν (πόλι-ν).
El resto, amigos míos, es historia conocida. Estudiad las desinencias, añadidlas al tema aislado a partir del genitivo y ¡estaréis declinando de nuevo! Hay, eso sí, algunos tipos que presentan peculiaridades. Los primeros que veremos serán los temas en oclusiva, sobre los que podéis leer en la próxima entrada.
¡A declinar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario