martes, 13 de octubre de 2015

“MIS PRIMERAS TRADUCCIONES”: ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS Y UN PEQUEÑO ENCARGO



Enfrascados como estamos -o deberíamos estar, al menos- en la memorización de los casos y sus funciones y la primera declinación del latín, se nos puede llegar a olvidar que tanto esfuerzo va dedicado a la lectura e interpretación de textos. El estudio de la morfología es condición indispensable -conditio sine qua non, que dirían los latinos- para poder enfrentarnos a un texto, pero no garantiza el éxito. Aquí os dejo unos cuantos consejos útiles que deberíais tener en cuenta:
1. Buscad en primer lugar el verbo y buscadlo, para empezar, al final de la frase. El número del verbo determinará el del sujeto -pues concuerdan obligatoriamente- y nos ayudará a encontrarlo. Además, el significado del verbo será transitivo o intransitivo, con lo que podremos saber si buscar, o no, un complemento directo.
En cuanto a su posición, el orden de los elementos de la frase en latín -y en griego- era SUJETO-COMPLEMENTOS-VERBO. Cuando no sea ese el orden, el elemento que aparezca en primera posición tendrá una importancia especial y así debemos reflejarlo en nuestra traducción.
2. Los casos tienen unas funciones más usuales que otras y así os lo he hecho notar al tratar de este tema. En vuestra búsqueda de la función, id de lo más probable a lo menos probable.
3. El latín y el griego se servían de los casos para expresar valores que en castellano recogen las preposiciones. No tengáis miedo de añadir preposiciones donde no las hay en latín. Por ejemplo, traduciremos el sintagma rosa puellae como “la rosa de la niña”, donde el sintagma preposicional “de la niña” traduce el genitivo puellae. También será necesario jugar con las preposiciones para traducir el caso ablativo.
Adoptad como lema la recomendación de Marouzzeau, “traduzca tan literal como sea posible, tan literario como sea necesario”. Siempre que sea posible, debéis intentar reflejar la estructura sintáctica latina -o griega- en vuestra traducción, pero cuando no sea posible por los límites de la gramática castellana... ¡no pasa nada!
                                                          
El movimiento, ya sabéis, se demuestra andando, así que aquí va un encargo. Os dejo un texto para que lo analicéis morfológica y sintácticamente y lo traduzcáis en consecuencia, tal y como estos días venimos haciendo en clase. Debéis entregármelo antes del 20 de octubre. La traducción es una técnica y, en consecuencia, se aprende con la práctica así que... ¡a ello!

LAS DOS YEGUAS DEL RÍO HELADO

Agricola duas equas habet, Regulam et Reginam. Equae in villa agricolae laborant et agricolam iuvant. Sed agricola portam non claudit. Itaque Regula ad ripam currit. Subito est fractura in aqua et Regula in aquam frigidam cadit. Equa perterrita est. Agricola Regulam in aqua videt et clamat: “Veni, veni[1], Regula, ex aqua!” Sed equa non venit ex aqua. Alteram equam Reginam ad ripam statim ducit. [Ubi Regula videt bonam amicam Reginam,][2] est laeta. Itaque ex aqua venit et salva est.
Léxico
ad (prep. + acusativo): “a”
agricola, -ae (sust. masc.): “campesino”
alter, -a, -um (adj.): “el otro”, “la otra”
aqua, -ae (sust. fem.): “agua”
cado: “caer”
clamo: “gritar”
claudo: “cerrar”
curro: “correr”
duco: “llevar”
duo-duae-duo (determinante numeral): “dos”
equa, -ae (sust. masc.): “yegua”
et (conj. coord. copulativa): “y”
ex (prep. + ablat.): “fuera de”
fractura, -ae (sust. fem.): “rotura”
frigidus, -a, -um (adj.): “frío”
in (prep. + ablat.): “en”
itaque (conj. coordinante conclusiva): “así pues”
iuvo: “ayudar”
laboro: “trabajar”
laetus, -a, -um (adj.): “contento”
perterritus, -a, -um (adj.): “aterrado”
porta, -ae (sust. fem.): “puerta”
Regina, -ae (sust. fem.): “Regina” (nombre propio)
Regula, -ae (sust. fem.): “Regula” (nombre propio)
ripa, -ae (sust. fem.): “orilla”
salvus, -a, -um (adj.): “a salvo”
sed (conj. coord. adversativa): “pero”
statim (adv.): “inmediatamente”
subito (adverbio): “de repente”
ubi (conj. subordinante): “cuando”
venio: “venir”
video: “ver”
villa, -ae (sust. fem.): “pueblo”


[1] 2ª persona de singular del imperativo de presente activo del verbo venio, “venir”: “ven, ven”
[2] Oración subordinada adverbial, CC: “cuando...”


No hay comentarios:

Publicar un comentario