miércoles, 21 de octubre de 2015

LA ÉPICA GRIEGA (II): LA CÓLERA FUNESTA



Afirma el lugar común que la Ilíada de Homero trata de la Guerra de Troya y, como casi todos los lugares comunes, es erróneo. La acción de la Ilíada transcurre durante unos pocos días del décimo año de la Guerra de Troya y al término de esta obra, aún sigue la gran ciudad en pie. Ni una mención hay en ella al regalo envenenado del caballo de madera. Y es que la Ilíada se ocupa, más bien, de la cólera de Aquiles, como se indica en sus primeros y programáticos versos:

“La cólera canta, oh diosa, del Pelida Aquiles,
maldita, que causó a los aqueos incontables dolores,
precipitó al Hades muchas valientes vidas
de héroes y a ellos mismos los hizo presa para los perros
y para todas las aves...[1]


Los griegos caen como moscas por obra y gracia de una peste enviada por el dios Apolo, encolerizado porque a Crises, sacerdote troyano, le han arrebatado a Criseida, botín de guerra de Agamenón. Con grandes reparos y temores informa Calcante, adivino de los griegos, al gran rey de Micenas de que debe devolver a la muchacha. Apoya la propuesta Aquiles, el más grande de los héroes griegos y, tras una gran disputa, cede Agamenón con una condición: devolverá a Criseida siempre que a él le corresponda Briseida, botín de Aquiles.
Y no, no es este un “lío de faldas”, como algunos quieren ver, sino que tras el conflicto entre Agamenón y Aquiles se oculta la moral de la guerra y del honor. Los honorarios de Aquiles por sus servicios a la causa griega son el botín de guerra, Briseida en este caso, y, si se le retiran sus honorarios, razona, deja de combatir.
Y entonces, la sombra de la derrota se cierne sobre los griegos, cuyas huestes sufren los golpes de Héctor, el héroe por antonomasia, que en el canto VI se despide de su esposa Andrómaca y su hijo Astianacte para jamás regresar. Sabe que junto a los muros de Troya terminará muerto, pero el deber para con la patria es lo primero. Antes, eso sí, tiene tiempo de acabar con Patroclo, el joven amigo de Aquiles. Solo entonces, por sus ansias de venganza, vuelve Aquiles al combate y en un enfrentamiento épico -nunca mejor dicho- acaba con Héctor. No se aplaca así su ira, sino que durante tres días consecutivos arrastra el cadáver del troyano alrededor de los muros de Troya, para horror de Príamo, rey de la ciudad y padre del propio Héctor. Aconsejado por los dioses y con la inestimable ayuda de Hermes, se disfraza Príamo de mendigo y se infiltra en el campamento griego para suplicarle a Aquiles, asesino de su hijo, que le devuelva su cadáver para poder así rendirle honores fúnebres. Solo entonces se apiada Aquiles del anciano. Se cierra el gran poema con los funerales de Héctor.


[1] La cita procede de E. Crespo (trad.), 2006: Homero. Ilíada, Gredos, Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario